Benito Stern: “Un gobierno de participación real”

REALIDAD RECUERDA AL EX INTENDENTE CON UNA NOTA PUBLICADA EN EL AÑO 2009 EN LOS FASCÍCULOS
DE LA COLECCIÓN INTENDENTES DE MALDONADO

“Benito es un hombre de una memoria prodigiosa, que recuerda cada rostro y cada nombre y que es capaz de recitar sin pausa todos los protagonistas de Punta del Este de todos los tiempos”. Así decía una frase de uno de los recortes bibliográficos que habíamos rescatado del reconocido ex Intendente Colorado. Sentencia ampliamente comprobada, cuando fue el propio Benito Stern quien prefirió armar su historia de vida en entrevista con la redacción de “Intendentes de Maldonado”.

Todos y cada uno de los detalles desde su nacimiento a la actualidad, los recogimos en una muy extensa y amena conversación mantenida con Stern en Punta del Este, su lugar en el mundo. Quien fuera electo Intendente al regreso de la democracia en nuestro país en el año 1984, nació el 23 de abril de 1937 en Punta del Este. Hijo de padres judío-polacos que huyeron de las persecuciones en Europa, con la esperanza de vivir en paz y libertad en un país lejano.

Llegaron de diferente forma a Uruguay y se casaron en Punta del Este donde instalaron una tienda en la calle 10 entre 9 y 11, donde era el centro de Punta del Este. Allí nació Benito Stern, el hijo de Simón Stern, un hombre autodidacta que leía en 23 idiomas, que sabía de temas filosóficos, políticos, literiarios, y de Raquel Prac, quienes también tuvieron a Golde, la única hermana de Benito. Tiempos de algunas provisiones, del Hotel España, la vaca lechera de Díaz, la casa Sader, la peluquería de Núñez y los chalets que comenzaban a poblar el Faro. La actividad era muy vinculada a la etapa veraniega, con mucha gente que utilizaba la tienda de Stern para muchos servicios y necesidades. Era un ambiente excepcional para un niño, de calles con palmeras, de la vida con vecinos como la familia Pereira o los Cajiga, entre otros. Más tarde, la familia Stern se mudó a la calle Gorlero, cerca del hoy famoso Restaurante Metejón. Aunque no recuerda claramente, tiene la vaga idea de estar en los brazos de su padre presenciando los destellos del bombardeo de la batalla del Río de la Plata. Concurrió a la Escuela Nº 5, donde fueron sus maestras, María Angélica Catalurda de Quintana, Brenda de Arias, Ada de Batista Ferrer, esposa de quien fuera, según Benito, el más destacado Presidente de la Junta Departamental que ha existido como lo fue Oliden Batista Ferrer.

Se cataloga como un buen alumno, interesado desde niño por los temas políticos, algo que se le trasuntaba en su actuación escolar. Aquel alumno, que pocos llamaban por el apodo de Benia, vivía el día para el deporte desde los tradicionales como el fútbol o el básquetbol, hasta los más insólitos, porque le gustaban todos. Estando en la escuela, el gerente del Cine Ocean había instituido dos premios, regalo mediante de entradas, para el mejor alumno y para el mejor compañero. Gana el premio al mejor alumno, pero al poco tiempo gana el premio al mejor compañero, el que realmente quería ganar. En aquel momento sentía el placer de los compañeros que lo habían votado y se despertaba su pasión política. La escuela fue el lugar de formación, y el campito pegado a su casa, donde jugaba al fútbol fue su segunda escuela. Un club de niños en la casa de la familia Mancebo, reunía los chicos de la época que acuñaban monedas con plomo para premiar a los ganadores de las competencias deportivas. El propio Benito Stern, atribuye como una suerte para la época que no hubiera liceo en Punta del Este, lo que llevó a que debiera cursar el liceo en Maldonado. “Era otro mundo, había que tomar el ómnibus”, cuenta el ex Intendente. Cuatro años de liceo, con la anécdota que el último año fue a examen en todas las materias, debido a su participación en la Asociación de estudiantes Huana Kauri. En esa época descubrió sus dotes de orador, por ser un estudiante americanista y universalista, por eso teniendo poca edad, no más de 15 años, ingresaba en temas vinculados con las dictaduras de Latinoamérica. Fueron momentos en los que también entre estudiantes comenzaban los choques, como los que protagonizó con los integrantes de la Federación de Estudiantes del Uruguay, con jóvenes de izquierda como José Díaz, que luego fuera Ministro del Interior del gobierno del Dr. Tabaré Vázquez.

Luego el preparatorio en el Liceo de San Carlos, donde tuvo profesores que tenían a la política como parte de sus vidas como Pepe Frade y Alberto González. Allí, inició un periódico colorado entre otros con Luis Barrios Tassano, Estela Chiossi, José Luis Corbo y José Luis Blás. Su opción por la colectividad colorada se debió al hecho de ser “hijo de inmigrantes. La libertad y la democracia en el país, estaba representada en el Uruguay Batllista que sin saberlo fundaba la primera social democracia en el mundo”, cuenta Stern. Además, agrega que José Batlle y Ordóñez, logró en Uruguay el desarrollo económico social educacional de una manera tan avanzada que fue estudio del mundo entero porque nadie creía que Uruguay había llegado a tales parámetros. Stern, se inició en la corriente catorcista, en el movimiento Batllista de Juna Carlos Anfusso, hablando por primera vez como abanderado de la juventud en el Club Canelo de San Carlos, momento en que ya era presidente de la confederación de estudiantes del Este. En la época de estudiante universitario, ya a inicios de los años 60, sale al exterior del país, para visitar como delegado estudiantil otras realidades, visita Estados Unidos, pasa por Cuba, invitado directamente por el propio Fidel Castro, junto a otros estudiantes, lo que le significó una experiencia fundamental para comprender determinados fenómenos políticos.

El viaje siguió por Europa, donde incluso fue Ayudante Técnico de la selección uruguaya de básquetbol en las olimpiadas de Roma, para terminar cumpliendo el sueño de visitar la realidad de Suecia. Muchos no saben, que en su periplo por Europa, llegó a un circo en Madrid donde aprendió a domar leones, con un cubano que había conocido en un barco y que tiempo después murió en una performance mientras rodaba una película en el coliseo de Roma. Al regreso, en el año 62, se suma en Maldonado a la Unión Colorada que se oponía al quincista Martín Marzano. Al poco tiempo fue electo presidente del Centro Cultural Democrático de Punta del Este y ya le costó mucho regresar a Montevideo para seguir con sus estudios. Siendo designado por Acosta Arteta como vicepresidente del Consejo Local de Punta del Este. Presidente de la Comisión Nacional de Turismo entre el 67 y el 71, entró definitivamente en el mundo de la política nacional. En épocas de la dictadura y por culpa de la timba al Centro Democrático le quitan la cancha de la parada 4 y lo intervienen. En ese momento Stern siente la necesidad de comenzar a contrarrestar la dictadura en forma directa, para luchar por el club. En materia política, comenzaron las reuniones clandestinas en el 79’ en la casa de Cairo Medina. A la hora del plebiscito comenzaron los actos multitudinarios, incluso siendo uno de los designados para oponerse a los conceptos que vertirían a favor de la dictadura los consejeros de estado Viana Reyes y Marcial Bugallo, en un acto en el Club Deportivo Maldonado.

En Maldonado lo sorprendió el resultado positivo del plebiscito, que mostraba la necesidad del pueblo de regresar a la democracia. Luego del plebiscito vienen las internas del 82, donde en Maldonado se decidió que se votara por zonas, y el grupo de Stern se presentó con la DAL, desafiando a la lista oficial de Cairo – Acosta Arteta en Maldonado. Ganó en Maldonado, incidiendo además en Piriápolis con el Dr. Schusman y en Aiguá con Hernán Pérez. En 1984, luego del resultado de las internas, que lo mostraba como ganador en la ciudad de Maldonado, fue buscando los acuerdos en otras ciudades del departamento, como con Honorio Barrios Tassano en San Carlos, determinando que aquel grupo departamental se quedara con la mayoría del partido y la Intendencia de Maldonado. Intendente sin presupuesto Noviembre del año 84, es el mes en el que asume como Intendente Benito Stern, luego de haber ganado en una lucha electoral ante el Dr. Agustoni, Acosta Arteta, el Dr. Pons, Galán y Burgueño. El Partido Colorado votó en el entorno de los 25000 sufragios. Se trató de un gobierno departamental con integrantes de los tres partidos, en varios lugares del organigrama municipal. Era una nueva filosofía de encarar las cosas, un Intendente sin presupuesto, porque no le fue votado, teniéndose que arreglárselas con los presupuestos insuficientes de los últimos gobiernos militares. Según el propio político, el suyo, fue un gobierno con importancia a las áreas sociales. “Fuimos consecuentes con nosotros mismos en nunca hacer propaganda de lo que hacíamos, no gastábamos un solo peso en los medios, porque en aquella época nos parecía inmoral. Nadie se enteró más que por la obra en sí, de todo lo que hicimos”. Reformas en hospitales, escuelas, liceos, obras de viviendas en el Hipódromo, Maldonado Nuevo, caminería, obras en Maldonado Park, conformó comisión del parque industrial para Pan de Azúcar, realizó el plan papa y el plan maíz para ayuda a productores. Es el propio Stern el que va recordando los puntos altos de su gestión. “Ferias, apoyo a expendios, ayuda a los pobres porque fuimos los primeros en repartir alimentos en el país. El puente que une Maldonado y San Carlos y la entrada por Alvariza fue uno de los grandes cambios en la ciudad carolina. La construcción del Mercado Agrícola en ruta 39”, agrega. “Fui un Intendente que trataba de vincularse con la población, todos los días llegaban las comisiones de barrio y éramos un gobierno de participación real. Todo lo que se hacía en los barrios era por decisión de cada comisión. Creamos los centros comunales, que tenían policlínica, biblioteca y un lugar de reuniones”, recuerda. Explicando además que según su percepción, “las generaciones posteriores muchas no se enteraron de lo que hicimos y muchos creyeron que varias de las obras que hicimos fueron hechas por Burgueño. Inclusive todo el plan de Burgueño posterior fue nuestro. Hicimos obras que la gente no ve como la de los colectores en Maldonado para evitar inundaciones. Incidimos enormemente en los temas educacionales y culturales, que se habían detenido en los gobiernos de dictadura. Llevamos la cultura a los barrios nos acompañó mucho la población de todo el departamento. Alumbrado público, obras de albañilería, cordón cuneta, la puesta en marcha de una planta asfáltica, puentes, plazas, muchas obras que se hacían con rubros, personal y técnicos municipales”. Indica además que “Maldonado comenzó a tener liderazgo y a pesar en definiciones del gobierno nacional, logrando una identidad propia”. Stern, además fue Presidente de la Liga de Maldonado de Fútbol, también de la Liga de básquetbol. En la órbita nacional, luego de ser Intendente fue integrante del directorio de ANTEL, cuando Maldonado se digitalizó, Ministro de Turismo y también fue electo vicepresidente de las Américas de la OMT y consejero de turismo de la OEA. Momentos en que comenzaron a llegar los cruceros a Punta del Este, además de los deseos personales de contar con un centro de convenciones y un hotel cinco estrellas. Recuerda Stern que en su vida “los mejores ejemplos los recibió en las casas de familia, en los ranchos mas honestos y mas dignos donde aprendió a querer a los vecinos de barrios humildes”.

Ayer jueves, 25 de enero, dejó de existir, aunque en la memoria de todos perdurará en el tiempo. Desde nuestra redacción vaya el saludo a su señora, la Dra. Magdalena Fioritti, a sus amigos y a todos quienes siempre lo recordarán con cariño.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *