Forma de controlar a Uber sigue siendo tema de disputa entre Intendencia y taxistas

En la Justicia están dirimiendo diferencias permisarios de taxis e IDM

La Intendencia de Maldonado afirmó en un comunicado que “continúa ejecutando con dedicación los servicios de fiscalización del transporte según la normativa vigente”. Agrega el comunicado oficial que la IDM ratifica su vocación de diálogo permanente con todos los actores de la sociedad civil, admitiendo que fue el pasado miércoles, cuando “por primera vez, recibió un planteo por escrito de permisarios de taxis en relación a las políticas de fiscalización de transporte de pasajeros”. Propuesta que viene siendo analizada técnicamente por parte de la propia IDM. Tajantemente mencionó la administración departamental que “no solicitó ni solicitará la intervención de la URSEC en este tema”. Ante los reclamos presentados en una Acción de Amparo por parte de los permisarios, a través del estudio Grasiolo – Sorondo, a medidaos de esta semana se sustanció la audiencia convocada por el juez de feria Dr. Diego González. La acción la impulsaron unos 80 permisarios de taxis, que alcanza a unos 110 taxis aproximadamente de los 148 que hay en todo el departamento. Fue la Dra. Ana Sorondo quien afirmó tajantemente que la llegada de Uber el pasado 21 de diciembre “dinamitó el mercado”, con una “competencia predatoria”, vinculada con la cantidad de UBER que han circulado y circulan en la zona, manifestando incluso que llegaron a ser cerca de mil autos. “La Intendencia tiene el deber de actuar para contemplar a los taxistas”, señaló la abogada en el inicio de a referida audiencia desarrollada en el Palacio de Justicia.

En otra parte de un encuentro entre partes donde primó la oralidad sobre lo escrito, Sorondo enfatizó que el pedido de los permisarios de taxis es que la IDM controle, evite la circulación de los coches del servicio Uber y “evite la ruina del permisario”. Recordando expresiones del Intendente Departamental cuando señaló que se estaba sobre la temporada y dedicarse puara y exclusivamente a controlar autos del servicio Uber, la abogada de los trabajadores del volante se preguntó si se estaba dispuesto a “sangrar a los a taxistas para proteger al turismo”. Agregó que cumpliendo con el deber de controlar de la IDM “se podría evitar la crisis global del transporte”, argumentando que se notó una baja de entre el 30 y el 40% en una temporada con presencia récord de turistas. Según los demandantes la Intendencia ha sido una “omisa contumaz” a la hora de fiscalizar el trabajo ilegal de Uber. Es idea de los taxistas que incluso, con colaboración policial, la IDM baje la aplicación y persiga a los conductores de Uber agudizando al extremo de esta manera los controles del transporte de pasajeros oneroso, fundamentalmente en el caso de Uber.

IDM hace lo que la ley permite

La administración departamental estuvo representada por la Dra. Adriana Graziuso, la Dra. Daniela Trotta y los Dres. Guillermo Ahlers y Fernández Chávez- sostuvo que ha cumplido con todas sus obligaciones de contralor. Fue la propia Dra Graziuso quien explicó que resulta “inimaginable que se ubique un inspector en cada esquina controlando a cada persona que baja de un vehículo y revisando si paga o no por ese servicio”. En respuesta a manifestaciones de los denunciantes de algunos inspectores que pararon Uber y cuando vieron que iban con pasajero, los dejaron ir, pidieron que se hicieran las denuncias correspondientes para hacer la investigación administrativa. La IDM afirmó que la demanda parte de “una premisa falsa, que es la afirmación de la ausencia de controles”, asumiendo que no es el proceso de Amparo la primer vía a recorrer, “pretendiendo los demandantes construir un atajo desconociendo otros procedimientos judiciales o administrativos naturales, sin justificación alguna para ello, ni acreditándose por qué las otras vías no son idóneas”. Insistieron en su respuesta los abogados municipales que la IDM “ha cumplido con todas sus obligaciones de contralor”. Al respecto la ley Orgánica Municipal le comete a la Intendencia “Reglamentar el tránsito y los servicios de transporte, de pasajeros y de carga”.Y como corolario de esa competencia está la tarea de contralor, tanto del tránsito como de transporte. “Pero debe quedar claro que el cuerpo inspectivo de la Intendencia no puede estar dedicado únicamente a controlar UBER. Ello sería actuar con absoluta desaprensión hacia restantes tareas de control que también le son cometidas a la Administración”, explicaron. En su defensa, la IDM enfatizó que “ha cumplido con su función de contralor, ha desplegado las herramientas materiales y recursos humanos a su alcance para realizar el contralor del transporte irregular de pasajeros en forma onerosa, por lo que carece de legitimación pasiva para ser demandada en la presente acción de amparo por no existir de su parte acción u omisión alguna atribuible a su responsabilidad que lesione derechos de la actora; correspondiendo la desestimación de la presente demanda”. Luego de una audiencia de más de dos horas de duración el magistrado Diego González le preguntó a la parte demandante. “Ustedes piden controles, pero eso es algo muy vago. En caso de yo aceptar que le pida la IDM lo que ustedes pretenden, quiero que específicamente me digan: ¿qué y cómo, debería hacerlo la IDM?”.

En esa dirección, al cierre de ésta edición, y en uso de un cuarto intermedio los taxistas elaboraban un petitorio sobre como deberían ser esos controles para presentar ante la IDM en la jornada de ayer. A partir de lo acontecido en esas reuniones y en busca de acuerdos o no, hoy ambas partes comparecen nuevamente ante el magistrado en el Palacio de Justicia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *