Ituzaingó no pudo con Universal y se quedó sin final

En una serie tan cerrada jugar con uno menos una hora es demasiada ventaja

Serie abierta y más cuando se esperaba que de una vez aparecieran los goles por el lado del verde peninsular, esos goles que se había acostumbrado a hacer el equipo de Mendoza pero que estuvieron ausentes en el partido del Campus. Siguieron sin aparecer, extrañamente la pólvora de los atacantes de Ituzaingó no se secó y por ahí empezaron las complicaciones. A esa falta de concreción se sumó una expulsión que trastocó todo, la de Juan Pablo Molina que se fue a vestuarios cuando al partido revancha aun le faltaba una hora por delante.

Ese minuto 34, donde apareció la roja por reiteración de faltas también fue clave. En el descanso y luego que en el partido no había pasado mucho destacable, Ituzaingó trató de recomponer filas pero ante cualquier planteamiento apareció el hecho que todo lo cambia. Con tres minutos de juego en el complemento, Universal hizo gala de buenas condiciones colectivas y movió un balón de izquierda a derecha en zona defensiva, trasladó con pases cortos por derecha en zona de ataque, encontró a Vico que pivoteó para la llegada de Alexis Acosta y su remate que defendió Matías González le terminó quedando nuevamente en los pies para vencer la defensa de Saldaña. El partido se ponía en repecho, por la diferencia en el marcador y también por tener un hombre de menos. Mendoza quemó las naves, con el ingreso de Matías Píriz para generar mayor vivacidad arriba, pero no era la tarde del verde de parque San Rafael.

La prueba fue que su centro delantero, Navarro, el hombre de mil batallas, tuvo el empate y cuando quiso ponerla lejos del alcance del arquero Ruiz el balón terminó dándose contra la base del palo derecho. Era el momento, era ese gol de visita que desequilibraba todo pero no llegó. La sentencia final fue un penal bien marcado por falta de Saldaña en una contra que Pedro Vico cambió por gol para desatar la alegría del equipo de San José, en una tarde que arrancaba con buen pie para los maragatos y que se completaría con la clasificación de Central en divisional A, un rato más tarde. Ituzaingó no pudo, pero dejó el sabor amargo, visto todos los rivales de ser un equipo que sin dudas podía más, por calidad individual pero mucho más por capacidad y comprensión colectiva, aunque eso no siempre alcanza. En la otra llave semifinal Juventud de Colonia ganó por la mínima diferencia jugando en casa ante Amanecer de Paysandú con el que había empatado en el partido de ida en la ciudad sanducera y de esa manera ganó el lugar para medirse con Universal en la final de la divisional B.

Campeonato accidentado

Otra de las notas que se destacan del fin de semana de la Divisional B fue el bochornos espectáculo que se pudo observar a través de las redes sociales en el partido de repechaje que enfrentaba a Lavalleja de Minas como local ante Progreso de Atlántida. En el juego que ganaban los minuanos por la mínima diferencia y que tenía como antecedente la victoria de tres a cero del equipo de la ciudad de las sierras en Atlántida por tres acero terminó en batalla campal protagonizada por hinchas, donde incluso las imágenes muestran la utilización de gases por parte de particulares. La terna arbitral, integrada por los árbitros de Maldonado, Carlos Sotelo (Central), Silvio Rissotto y Ruben Burroso (Asistentes), ante los hechos sucedidos decidieron suspender el encuentro por falta de garantías.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *