Otra vez San Carlos tiene que ser San Carlos

Como mínimo tiene que convertir un gol

Pasó el partido de Ida de semis y seguimos con la impresión , por lo menos con los mostrado hasta ahora que el mejor rival que llegó a la ciudad carolina fue el Atlético Florida y el equipo de Pabloaníbal pasó. Este Melo Wanderers del cual se hablaron maravillas no aparentó tanto, aunque quizás mostró algunas pequeñas diferencias con el rival de la Piedra Alta por ejemplo por lo mostrado en su arco, donde Villanueva mostró templanza para bancar la parada, algo que no tuvo el anterior rival del carolino.

Pero San Carlos volvió a dar la cara, quizás no jugando de sus mejores partidos, no generando mucho, incluso perdiéndose en la cancha por momentos, hasta quedando sin orden en un pecado que nunca se permite este equipo. Igualmente lo buscó y logró la ventaja en el tanteador en momento clave. Se había quedado con diez el melense por la expulsión bien decretada de Alejandro Ferreira que estaba amonestado y detuvo con falta a Duarte cuando se iba solo, y justó con dos vueltas más del minutero uno de esos tantos “dañinos” centros de Germán Suárez encontró un primer cabezazo en el área y de arremetida Marcelo Techera la empujó mismo sobre la línea cuando nadie del visitante pudo hacer pie para sacarla. Momentos ideal, el rival con uno menos, la ventaja en el marcador y todo cerca del descanso para acomodar procedimientos. Ahí una pelota quieta, bien ejecutada por Moura, lo mueven en el aire a Bernales y descolocado la pelota le termina dando en el brazo motivando la sanción de penal por parte de Izquierdo. Oscar Silva al disco blanco, Alonso a un palo, la pelota al otro y empate que enfrió a San Carlos.

En el complemento la obligación fue del decano, pero ahí apareció algún atributo del visitante que se plantó firme y nunca dio un espacio e incluso generando alguna contra que pudo haberle dolido mucho al rojiblanco. Fue empate, con goles, que valen más para el Melo Wanderers que para San Carlos y eso pesará en la revancha, donde el equipo carolino va en desventaja, como tantas veces y por eso la expectativa no decae. Si San Carlos va a la fuente y se enchufa la serie que se define allá no está lejos, aunque arranca en desventaja. En el otro cruce de semifinales, en su partido de ida se definió en la hora, con gol agónico de Di Carlo, para que Porongos de Flores lograra la victoria de local ante Central de San José por la mínima diferencia. Ahora la historia se define con el partido de los carolinos en el Ubilla de Melo, mientras que en el Casto Martínez Laguarda se juega la revancha entre josefinos y porongueros.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *