Blás: “Me tocó pagar el pato de la boda, pero aguanto”

SIN VOTOS DEL FA LA JUNTA DEPARTAMENTAL ELIGIÓ COMO PRESIDENTE DEL PLENARIO A RODRIGO BLÁS HASTA JULIO DE 2017

El nacionalista aseguró que no comparten sus criterios de conducción quienes están cada vez más alejados de la gente y de la institucionalidad

La semana pasada, al cierre de ésta edición en la Junta Departamental se procedía a la elección de la Mesa para el período julio 2017-julio 2018, resultando electo nuevamente el nacionalista Rodrigo Blás, a quien lo acompaña los también nacionalistas José Hualde como primer vicepresidente, Stephanie Braga como segundo vicepresidente y el colorado Marco Correa como tercer vicepresidente. Una asunción de autoridades un tanto especial pues a la hora de votar el Frente Amplio se retiró de sala, descontento con “los criterios y la dualidad” utilizada en el último año para llevar adelante la presidencia por el líder de Unión y Cambio. Al final fueron nada más que 18 votos en 31, la totalidad de ediles blancos y colorados los que acompañaron la reelección de Blás, estando ausentes los curules frenteamplistas. La postura del Frente Amplio hizo que en su primer discurso en este nuevo período, Rodrigo Blás, no escatimara conceptos y adjetivos para la posición de los ediles que se retiraron de sala y no lo votaron.

PROFUNDA TRISTEZA

El actual presidente de la Junta Departamental arrancó diciendo que le provocaba “profunda tristeza” el tener según dijo que “presidir una Junta manca”, en clara alusión a los ediles ausentes. Afirmo que pertenece a una colectividad que nació en la empatía, reconociendo que en la misma línea se manejaba en la ocasión el Partido Colorado. “La empatía es lo contrario a la mezquindad y es la condición de aceptar la felicidad y los derechos ganados por los demás”. Esa empatía “no la entiende el que está siendo dirigido por el que perdió. No entiende que en la medida que se siga alejando de la gente y de la institucionalidad, va a seguir perdiendo y abandonando cada vez más lejos los lugares desde donde se lo sacó por no respetar a la gente y lo que quiere la gente”, enfatizó Blás. Continuó diciendo que cuando asumió en 2016 aseguró que “iba a gobernar para todos” y lo votaron todos. “Hoy decimos lo mismo y no nos votan todos”, esgrimió. hablando de su forma de manejar el plenario, fustigada por el FA, indicó que “hay un solo reglamento, pasa que esta es una sociedad muy extraña, donde no se quiere a la Justicia, se quiere la ventaja y cuando se aplica la ley y la autoridad como se debe pero me perjudica, no reconozco la realidad, prefiero sentirme agraviado… Hay un partido que no comparte mis criterios. Yo dirijo esta Junta y cuando vuelvo a casa, como en un partido de fútbol, me quedo revisando los errores… Cuando le erramos, como cuando cortamos un discurso del edil Flores pedimos disculpas pero no lo vamos a hacer cuando no dejamos gritar a los que piensan que gritando tienen razón. No vamos a pedir disculpas cuando no permitimos que se falte el respeto a otro compañero”, remarcó.

OTRA FORMA DE ADMINISTRAR

Para Blás, durante el gobierno del Frente Amplio, en la Junta se convivió con la cultura del “vale todo”, mientras que “ahora es el reino del Derecho, la autoridad y el reglamento, ese es el mandato del PN y es el que vamos a cumplir”. Blás detalló algunos puntos de su gestión en el legislativo departamental, enumerando que quizás “no se comparte que se haya pintado toda la Junta con apenas el doble de lo que gastaron en 2013 para pintar solamente la bancada del FA. Quizás no se comparte, el haber bajado el presupuesto de la Junta en un 10% y después haber ahorrado un 5% más”. Mencionó además que en las anteriores administraciones departamentales, “durante 10 años lo gastaron todo en otras cosas dejando que este edificio como todas las cosas, se demoliese, se viniera abajo y diera vergüenza porque no saben cuidar las cosas de todos”.

Siguió diciendo y en clara alusión a los ediles del FA que no estaban en sala que “no comparten que hayamos cambiado el auto de la Junta por un auto eléctrico, cuando ellos lo terminaron cambiando con un costo de 8.000 dólares perdiendo la oportunidad de cambiarlo gratis por miedo a hacer las cosas bien”. “Si el criterio que no se comparte es sacar el dinero destinado a beneficios alimenticios acá adentro, para invertirlo en campañas de bien público, vamos a seguir haciéndolo porque las campañas publicitarias le hacen bien a todos y las galletitas llenaban el estómago de algunos”. Según explicó el presidente de la Junta de las 103 resoluciones que firmó en su presidencia, 88 fueron firmadas por la unanimidad de la comisión de Asuntos Internos, concluyendo que el FA “firma pero no comparte”. Dijo Blás que una cosa es lo que piensan los ediles individualmente sobre su gestión y otra es lo que manifiestan en conjunto, asegurando que “seguirá en la misma línea en este nuevo período, aunque continuará con su despacho abierto para todos, para dar la mano de siempre siendo el nexo que siempre hemos sido, porque aunque estoy dolido no soy rencoroso”.

VOTOS GANADOS Y VOTOS PERDIDOS

Hablando también de actualidades electorales y de los gustos de los ciudadanos, Blás enfatizó que “no so-lamente tenemos votos acá, también tenemos votos a nivel popular, que otros que hoy orquestan o pretenden orquestar las acciones políticas del departamento perdieron por hacer las cosas mal. Por algo se alejan cada vez más de los lugares que supieron tener”. Según Blás, en la coyuntura política departamental a él, lo están haciendo “pagar el pato de la boda. El departamento viene creciendo, las obras van saliendo, demasiadas buenas noticias y había que darle el palo a alguien. Soy cartón ligador, para algo estoy gordo y grande, aguanto”. El nacionalista además dijo que lamentaba no haber podido invitar a su familia a disfrutar de su nueva asunción, sabiendo que no estarían todos los ediles presentes, argumentando que “esa es jodida para perdonar, lo voy a hacer porque he perdonado cosas peores pero en la vida y en política, la guarangada no es siempre el lugar y el camino porque atrás de cualquiera de nosotros hay una persona, que sufre, siente y actúa. En el acierto y en el error hay que respetar, quien no lo hace no respeta nada”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *