4 de febrero 2017 – Dia Mundial Contra El Cancer

Como en años anteriores, la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer, como miembro de la UICC (Unión Internacional Contra el Cáncer), adhiere a la celebración de este día. Para 2017 se plantea el lema “NOSOTROS PODEMOS, YO PUEDO”. El mismo refiere a la importancia de trabajar juntos desde la formulación de estrategias y políticas de control del cáncer hasta lo que cada persona, en el marco de su familia y comunidad puede hacer para la prevención y el diagnóstico oportuno y el apoyo a los pacientes con cáncer.

 

# Bajo el lema de “Nosotros podemos” se plantea la importancia de:

Crear entornos saludables

Los centros educativos y de trabajo tienen un papel importante que desempeñar a la hora de prevenir el cáncer. Todos los centros educativos pueden desarrollar una cultura saludable ofreciendo tanto comidas sanas en las meriendas y comedores, como así también en el tiempo libre sumando más propuestas de actividad física y movimiento a los niños y jóvenes.

Prevenir el cáncer

El primer paso efectivo para la prevención de esta enfermedad es educar e informar a las personas y a las comunidades sobre la relación entre el estilo de vida y el riesgo de cáncer. Fumar sigue siendo el principal factor de riesgo de cáncer.

El consumo de tabaco es responsable de cinco millones de muertes anuales o, por decirlo de otro modo, del 22 % de todas las muertes por cáncer. En Uruguay, el tabaquismo es responsable de 13 muertes cada día. La reducción de los índices de consumo de tabaco disminuiría significativamente la carga mundial de un gran número de cánceres, entre los que se incluirían el de pulmón, boca, laringe, faringe, esófago, páncreas, vejiga, riñón, cuello de útero, estómago y la leucemia mieloide aguda. Actualmente en nuestro país tenemos buenas noticias ya que los jóvenes bajó del 30% al 9%  de acuerdo a encuestas de la Junta Nacional de Drogas del 2003 y e l 2014 respectivamente. El consumo de alcohol, otro aspecto a controlar  también va ligado al cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon, hígado y mama.

El aumento de los niveles de obesidad causa preocupación en muchos países de todo el mundo. El sobrepeso y la obesidad también están estrechamente relacionados con el aumento del riesgo de cáncer de colon, mama, útero, ovarios, páncreas, esófago, riñón y vesícula biliar en etapas posteriores de la vida. Aún así, alrededor de un tercio de los cánceres más comunes se pueden prevenir mediante una dieta sana, manteniendo un peso saludable y realizando ejercicio físico. En concreto, los tipos de cáncer más comunes se los podría evitar: no fumando, llevando una dieta sana, realizando ejercicio físico y manteniendo un peso saludable.

Desafiar las percepciones

En muchas culturas y sociedades el cáncer sigue siendo un tema tabú,  esta percepción ha ido cambiando en nuestro país, pero aún persisten mitos sobre el tema.  Si bien las personas que padecen cáncer y su entorno manifiestan cierto temor y desconocimiento ante el primer impacto del diagnóstico de la enfermedad, luego buscan información, atención y apoyo para afrontarla de la mejor manera.

# Bajo el lema de “Yo puedo” se plantea la importancia de:

Adoptar un estilo de vida saludable

Todos podemos emprender acciones para reducir nuestro riesgo de padecer cáncer eligiendo hábitos saludables como dejar de fumar, realizar actividad física y comer y beber de forma sana.

Entender que la detección precoz salva vidas

El diagnóstico del cáncer no siempre es fácil porque no todos los tipos de cáncer presentan signos y síntomas tempranos y otros signos de advertencia aparecen bastante tarde, cuando ya está en una fase avanzada. Aún así, para muchos tipos de cáncer, un mayor conocimiento de los signos y síntomas, y de la importancia de un tratamiento a tiempo, ha demostrado mejorar la supervivencia a esta enfermedad. Si el cáncer se encuentra en las primeras fases, siempre es más fácil tratarlo e incluso curarlo.

Compartir mi experiencia

Las personas que han superado un cáncer pueden dar esperanza a los que acaban de recibir el diagnóstico. Al compartir sus experiencias, las personas con cáncer pueden  desempeñar un papel importante aumentando el conocimiento sobre la prevención y la importancia de la detección precoz.

Ayudar a los demás

El apoyo de amigos, familiares, encargados o jerarcas de la empresa o institución y compañeros de trabajo puede ayudar a una persona que tiene cáncer a ajustarse mejor a los cambios que conlleva la enfermedad y también a mejorar su calidad de vida.

Amar y ser amado

El cáncer y su tratamiento pueden hacer que se resientan las relaciones de pareja, ya que la enfermedad presenta retos para la comunicación, la intimidad y el bienestar sexual de la persona enferma y de su compañero o compañera.

Llevar las riendas de mi experiencia con el cáncer

Debe dotarse a los pacientes con cáncer y a sus familias con la capacidad necesaria para tener un mayor grado de control sobre las decisiones que influyen en su salud y bienestar, y para conservar la dignidad en todas las fases del proceso del cáncer.

Ser yo mismo

El cáncer y su tratamiento pueden cambiar la percepción que los pacientes con esta enfermedad tienen de sí mismos y de su aspecto.

Volver al trabajo

Aunque volver al trabajo después de un tratamiento oncológico puede ser difícil para muchas personas, el poder reincorporarse de forma fácil a la vida laboral puede ser un factor importante desde el punto de vista personal y práctico. Un trabajo puede restablecer la normalidad, la rutina, la estabilidad, el contacto social y los ingresos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *