Como en su momento fue la llegada de Conrad, que seguramente cambió las posibilidades del destino Punta del Este de cara no solamente a la región sino también al mundo, la decisión del Presidente de la república rubricada a inicios de semana marcará, de concretarse un nuevo jalón en el destino turístico que por excelencia busca ser Punta del Este. El proyecto Cipriani, que se erige en el ex Hotel San Rafael seguramente tenía como una pata más que importante la posibilidad de la explotación de un casino, para en definitiva generar la viabilidad lógica que necesita un proyecto de más de 400 millones de dólares. Pues el pasado lunes, el presidente Vázquez firmó una resolución en la que considera conveniente aceptar la iniciativa de instalar un casino en régimen de explotación privada. El complejo Cipriani Ocean Resort and Club Residences Punta del Este, ahora tiene la frutilla de la torta, pues seguramente con nuevo hotel, locales comerciales, centro de convenciones, teatro, residencias con destino vivienda y hasta un centro de observación oceanográfica no alcanzaba, todo se redondea con el casino y con explotación privada. “La iniciativa privada presentada por la empresa FOSARA S.A., consistente en la concesión de una licencia para operar un casino en régimen de explotación privada en el complejo, que se construirá en la Manzana 815, Playa Brava, de la ciudad de Punta del Este, departamento de Maldonado”, dice la resolución. Dice la resolución en su punto dos que el proyecto global ha sido analizado técnicamente por los Ministerios de Economía y Finanzas y Turismo, emitiendo ambos organismos informes favorables. También afirma que la Dirección General de Secretaria del Ministerio de Turismo sugirió la aprobación de dicha iniciativa privada. En el considerando afirma el documento publicado por presidencia que “se estima conveniente dictar resolución aceptando la iniciativa privada presentada por la empresa FOSARA S.A. de acuerdo a lo informado y al marco normativo”. Una noticia que revoluciona la zona, que termina de concretar el objetivo de los inversores pero que fundamentalmente dará otra oferta de calidad a un Punta del Este que necesita diversificar su producto para también ampliar la demanda, algo que en definitiva redunda en el beneficio general.